Kyo Artesanias

Cuarzo fresa



Existen dos tipos de cuarzo, el cuarzo A y el cuarzo B. El cuarzo fresa, también conocido como cuarzo rojo, pertenece a la clasificación de cuarzo A, ya que tiene un sistema cristalino trigonal, por lo cual está en la categoría de los cuarzos A.

La palabra “cuarzo” viene de una combinación de griego con eslavo, ya que surge de la mezcla de la palabra griega “kristallos”, el cual se traduce como “hielo”, con la palabra eslava “Duro”. Y la connotación de fresa viene dada por su color rojo, que recuerda al color de dicha fruta.

Es originado en África, dónde se encuentran sus mayores yacimientos, sin embargo, se consigue en Kazajstán, Rusia y Brasil, en dónde es extremadamente buscada. El cuarzo fresa obtiene su particular color de diversas inclusiones, tales como el óxido de hierro, sin embargo, diversos óxidos le pueden otorgar al cuarzo rojo distintas tonalidades.

En el horóscopo, el cuarzo fresa representa al signo zodiacal de Aries. Además, se le atribuyen muchas propiedades físicas, curativas, emocionales y espirituales, que lo convierten en uno de los minerales más importantes y buscados en la actualidad.

Se dice que el cuarzo fresa es capaz de ayudar a vivir de manera consciente, y se cree que utilizando algo que contenga este mineral las personas son capaces de tener un mayor nivel de consciencia, respetando las leyes que impone el estado para un bien común.

Asimismo, se cree que ayuda al disfrute de ciertos momentos en los cuales se encuentre cómodo, mejora el humor y reduce las restricciones propias, además de proporcionar una visión general y una perspectiva más positiva, mejorando la calidad de vida y optimizando la toma de decisiones.

También se dice que el cuarzo fresa es capaz de elevar su nivel de autoestima si este es muy bajo, que es beneficioso para ayudar en la reducción de la ansiedad y el estrés, siendo de creencia popular que esta piedra trae alegría y felicidad a quien la lleve.

Al ser un silicato, la composición química de éste es SiO2, lo que significa que pertenece a los óxidos. Además, tiene impurezas de elementos como litio, sodio, hierro, titanio y potasio. No es exfoliable, debido a que su fractura es concoidea. Su dureza, en la escala de Mohs, es de 7, indicando que puede rayar vidrio y aceros corrientes.