Corazón de Selenita




                                                            

                                                                                 

La Selenita es una piedra preciosa, muy espiritual y especial.

El nombre de Selenita proviene de la diosa griega de la Luna  “Selene”  y no por la cantidad de selenio que pueda contener que está presente en pequeñas proporciones, su componentes es el mineral yeso  o yeso cristalizado –sulfato de calcio hidratado, CaSO4·2H2O -  formando cristales  o masas transparentes.

La leyenda de Europa Central argumenta que los cristales de la selenita se forman con Luna creciente, existen cristales de selenita en diferentes formas y variedades desde rocas huecas a geodas.

Propiedades de la selenita

La selenita es la piedra portadora de Luz por excelencia, muy espiritual y femenina nos ayuda a movernos por el cuerpo de luz y los cuerpos sutiles observando desde fuera y desplazándonos por fuera.

Es ideal utilizarla en meditación porque nos ayuda a comprender patrones auto-impuestos, disolver bloqueos, resolver preocupaciones hasta escoger el camino adecuado y sanar la situación.

Este mineral tan exclusivo nos trae claridad mental, nos introduce en nosotros mismos para conocer y disolver cuestiones, haciéndonos más conscientes de nuestro interior.

Uno de los beneficios que puede ofrecernos la selenita es conectar con el guía interior, con el yo superior o ángel frotando la piedra con dos o tres dedos en una sola dirección y visualizando ese contacto.

En los tiempos de la Atlántida y Lemuria la selenita era muy querida y admirada por todos por la cantidad de cualidades y dones que les presentaba.

Las propiedades y cualidades de la selenita como bien hemos dichos son muchas y variadas, entre ellas está la capacidad de discernir en situaciones injusta provocando un discernimiento adecuado.

Este mineral tan destacado es un arma de sabiduría, eliminando la ignorancia y la inconsciencia y permitiendo conectar tu Ser consiente  o con el Ser místico de cada uno.

La selenita también puede emplearse en el plano físico alineando la columna y removiendo bloqueos energéticos,  ayudando a la  flexibilidad de los músculos atrofiados.  Se puede emplear una vara de selenita pasándola por los meridianos del cuerpo, provocando la limpieza del aura y removiendo los bloqueos para eliminarlos.

Es un potente regenerador celular, eliminando las células causantes de las enfermedades como el cáncer o tumores.

La selenita es una llave del alma, abriendo los chacras, conectando con el guía interior, ayudando a recordar los sueños por su conexión con el tercer ojo, estimula el chacra corona e invita al despertar espiritual.


                                                                 

-A nivel emocional: 

*Es relajante y se recomienda a personas que padecen angustia y ansiedad aportándoles tranquilidad
*Aporta seguridad para afrontar los problemas de la vida.
*Combate la tristeza y la melancolía

-A nivel espiritual:

*Aporta claridad mental, dispersando las emociones erráticas y potenciando el buen juicio y la compresión.

*Aporta sentimientos nobles
*Da acceso a la conciencia angélica
*Es excelente para el trabajo espiritual, en especial la meditación trascendental.

-A nivel sexto sentido, colocada sobre la cabeza coronilla-

*Abre el chakra coronario
*Puente con el más allá, recibiendo y enviando información a través de frecuencias muy elevadas de las que son portadoras seres de luz y que se manifiestan y son recibidas por las personas sensitivas portadoras del mineral, por eso se denomina también piedra teléfono.
(p.e. podemos ver en muchos programas nocturnos de TV a los videntes/tarotistas portando entre sus manos y elevándola a la altura del tercer ojo, esa piedra es la selenita para poder ver con mayor claridad y recibir las respuestas con la ayuda del Universo (más allá, Seres de Luz)
*Usada en la meditación

-A nivel familiar/profesional:

*Aporta armonía, paz y seguridad.

-A nivel físico,

*Estimula el funcionamiento del aparato digestivo, combate la halitosis, desintoxica células (invierte los efectos de los radicales libres que influyen en la aparición de las células cancerígenas), protege de los ataques epilépticos, abre el apetito, tonifica los músculos, protege los huesos (alinea la columna vertebral) y mejora las úlceras.
Es beneficiosa para tratar enfermedades que afectan al aparato respiratorio; regula la producción de adrenalina, protege los ovarios de quistes, y calma los dolores menstruales. Invierte los efectos de los radicales libres que influyen en la aparición de las células cancerígenas, protege de los ataques epilépticos